25 de diciembre de 2016

Vincent #

Siempre me pregunto qué carajo viste.
Si fue la urgencia febril de la locura en ciernes sobre tus hombros, o si fue algo más... Tal vez, realmente, hayas sido un visionario. Que estabas destinado a la grandeza, y siempre estuviste en control. En perfecto control. Que siempre supo lo que estaba haciendo.
Esas son las preguntas que caen en mi regazo mientras escucho a mi cuñado gritarle a mi sobrino, sabiendo perfectamente que no pueden entenderse entre sí. Justamente, porque no pueden entenderse entre sí.
Ya no tenemos estrellas acá, Vincent. Creo que lo hicimos a propósito, sabíamos lo que estábamos sacrificando. Podemos crear estrellas propias. Las masificamos, como masificamos todo lo demás. Ya no son especiales, como antes. Cuando vos las mirabas. ¿Sabías que la luz de esas estrellas tarda tanto en llegar a nosotros que, probablemente, esas estrellas ya estén muertas? Todo lo que vemos de las estrellas son fotos viejas. Ojalá que ese pensamiento fuese mío. Otro lo escribió antes. Aún así, considero que esas palabras son apropiadas. Yo no pinto, Vincent. Yo escribo.Y pasa un día sin que me pregunte si puedo hacer lo mismo que vos, armado con fotos viejas nada más.
Ojalá fuese una cuestión de soporte. Conozco a una chica que pinta. Hace mucho que pinta. Tiene potencial. Creo que te caería bien. Es muy fan. Tal vez desaprobarías de esto, con una ceja torcida y ladeando la cabeza hacia un costado. Tampoco es que importe, por supuesto. Estás muerto, al menos en el sentido figurado. Pero, son las personas como ella las que van a llevar tu legado hacia adelante. Mediante difusión, o ejecución en su estado más puro. Ahora eso... estoy seguro que eso te gustaría.
Me tengo que ir. Trajeron torta helada. Y tengo un lienzo propio que trabajar. Besos, y felices fiestas. Que descanses donde descansan los artistas, si es que descansan en absoluto.

Un saludo afectuoso,
Nate